PROTOCOLO DE GESTIÓN DE DESTINOS TURÍSTICOS (COVID-19)

Como actividad económica inductiva, el turismo atrae flujos monetarios de otros puntos geográficos activando el comercio, la construcción y otros servicios, que no tendrían dinamismo en un destino sin ese flujo de dinero
externo. Al aplicar el multiplicador keynesiano al turismo, se observa que el flujo inicial se multiplica varias veces debido a los efectos a cascada del gasto, que pasa por varias manos antes de salir de la economía local. En ese
mismo sentido se debe considerar su impacto en la redistribución del ingreso, ya que el sector turismo está conformado por miles de micro y pequeñas empresas, distribuidas en áreas urbanas y rurales, que reciben el dinero directamente de los visitantes, dinamizando las economías familiares de zonas muchas veces rezagadas.
En consecuencia, dentro de un destino o área turística, la dependencia económica no solo afecta a las empresas y emprendedores turísticos sino a la mayor parte de la comunidad y la ausencia de visitantes podría generar
impactos sociales de grandes proporciones. La irrupción de la pandemia del Covid-19 representó un golpe devastador para la actividad turística, no solo en Chile sino en el mundo entero debido a las restricciones a los desplazamientos adoptadas para frenar la expansión de contagios y al impacto derivado en la Economía. En ciudades o destinos dependientes del turismo, la ausencia de visitantes podría provocar un impacto aún mayor, que requeriría de importantes aportes del Estado para ir en ayuda de la población local.
La solución pasaría por permitir la actividad turística en los destinos aplicando protocolos estrictos, que minimicen el riesgo de contagios y otorguen confianza a los potenciales visitantes y sobre todo a los residentes y trabajadores del sector. Obviamente su aplicación dependerá de la evolución de la pandemia y el turismo sólo podrá activarse en ciudades que se encuentren en fases autorizadas para recibir visitantes.
El documento que se presenta a continuación, ha sido desarrollado por la Unidad de Proyectos del Campus Pucón de la Universidad de La Frontera, por encargo de la Subsecretaría de Turismo, SERNATUR y la Cámara de Turismo de Pucón y su objeto es aportar desde la academia, un sistema ordenado de procedimientos y acciones para que los destinos turísticos puedan recibir visitantes minimizando el riesgo de contagio entre los turistas, trabajadores y residentes. Este protocolo se adapta a las disposiciones de los organismos oficiales para enfrentar la pandemia y se vincula con los protocolos específicos que se han generado para los diferentes servicios y establecimientos de la planta turística.

Protocolo_Destinos_UFRO